Botones

jueves, 1 de julio de 2010

Cambio de equipo

Esta es la última vez que use el digiscoping, como equipo para fotografiar las aves. Localizada esta bonita collalba gris , después de un paseo, como casi siempre con mi querida perrita Donna, observe, que como casi todas las aves, tenía querencia por una piedra. Así que al otro día por la mañana, cogí los bártulos y allí me plante con mi hide incluido, por supuesto no tardó mucho en aproximarse y cada vez más, hasta posarse tan cerca del hide, que con el telescopio y la Canon A570, casi no cabía en el encuadre, con un mínimo de zoom.

En la quedada de Córdoba, corriendo el mes de marzo de este 2010 aparte de hacer algunas fotillos decentes o medio decentes y pasarlo muy bien, también se intercambiaron opiniones y puntos de vista sobre los equipos. Yo llevé laOlimpus E510 con el objetivo 70-300 de Zuiko, desencantándome un poco en los vuelos y la rapidez de enfoque, que en este objetivo con esta cámara, me demostró que era una pena, aunque lo sabía de otras cesiones fotográficas, pero allí y comparándolo con las Canon y Nikon, me despejó todas las dudas.

Efectivamente, en cuanto llegue a Fuengirola, empecé la operación de cambio, vendí el equipo Olimpus, (mal vendido como siempre en estos casos) y sin pensarlo demasiado me fui por laNikon D90, con objetivo 18-105. Después me he comprado un Tanro 70-300 macro y por último y después de vender algunas cosillas más de digiscoping que no uso hace tiempo, me he hechos con un sigma 150-500 para la Nikon. En fin yo creo que con este equipo por ahora voy bien servido y la verdad es que estoy muy satisfecho.

La foto del herrerillo está realizada con la Oly y el 70-300 de zuiko.

Una vez vendido un equipo y comprado otro, llega la temporada de abejarucos y me pongo manos a la obra, en un par de colonias que tengo relativamente cerca de casa y la verdad, es que ni la Nikon D90, ni el Sigma 150-500, me han desfraudado; con una bonísima relación precio calidad, me está dando un resultado esplendido. Otra foto de abejaruco con el nuevo equipo y en el mismo lugar, aunque desde un punto de vista diferente, de ahí el color del fondo, que no es otra cosa que un grupo de viviendas. Un verdadero disfrute para la mente y el espíritu.